Ingeniería Geodésica

     
  El ser humano, a lo largo de su evolución como especie se enfrentó a problemas a los que buscó soluciones apoyándose en las herramientas que tenía a disposición, en un principio fueron rocas y piedras y posteriormente los conocimientos en las distintas ciencias que desarrolló.

 La implementación de los conocimientos científicos para generar productos o tecnologías, que solucionen problemas o generen bienestar en la sociedad, es la razón de ser de la ingeniería. La ingeniería geodésica no escapa a este contexto. 


    La ingeniería geodésica se encarga de proveer la información básica y absoluta relativa de posición o ubicación  de ciertos puntos específicos y de gran relevancia en  las obras de construcción civil, obras eléctricas, mecánicas, petroleras, geológicas, entre otras; en sus diferentes  niveles de complejidad. Esta información básica se define por coordenadas y es obtenida a partir de mediciones de ángulos y distancias. El ingeniero geodesta puede representar el relieve de una porción de la superficie terrestre, además está capacitado para el manejo adecuado de la información topográfica para la planificación, ejecución y el mantenimiento de las obras.

La ingeniería geodésica se basa en el estudio de la forma y la dirección de la Tierra como un todo, como planeta, utilizando métodos de alta precisión. Mediante el empleo de los conocimientos de geodesia, el ingeniero geodesta está en la capacidad de planificar los procesos y métodos de medición de precisión, estas mediciones le permitirán elaborar mapas, planos catastrales, delimitaciones político-territoriales y fronteras de naciones.  Una de sus principales funciones es el estudio del campo gravitatorio externo de la Tierra, que resulta de vital importancia para la determinación del Geoide como superficie de referencia vertical. Realiza modificaciones, proyectos y construcciones de obras viales e hidráulicas, levantamientos mineros y subterráneos. Procesa y analiza datos sísmicos con fines interpretativos y los problemas geológicos relacionados con las obras de ingeniería de gran envergadura. El ingeniero geodesta es pieza fundamental antes (planificación, medición), durante y después (control topográfico) de cualquier proyecto de ingeniería civil, por ende debe trabajar de la mano de los arquitectos, ingenieros civiles, ingenieros geólogos y los demás profesionales que así lo requiera.